La confrontación comercial y de divisas entre Estados Unidos y China traerá nocivos efectos a nivel mundial y no solo la sacudida que vivieron los mercados este lunes.

La imposición de aranceles a los productos chinos por parte del gobierno de Trump abrió la guerra comercial en marzo de este año y ahora la devaluación de yuan abre la ruta a una guerra de divisas que puede llevar a una recesión mundial.

Washington acusa a China ante el Fondo Monetario Internacional de manipulador de divisas y busca con ello eliminar la ventaja competitiva lograda por el país asiático con la depreciación de su moneda.

Tanto Estados Unidos como China tendrán efectos perjudiciales para sus economías, pero igualmente los habrá para todo el orbe con un crecimiento más bajo o nulo. Hay especialistas que advierten sobre un escenario de recesión para EU en los próximos 9 meses.

Para México las condiciones son también complicadas, más aun por su dependencia comercial con Estados Unidos, lo que agrava las condiciones para impulsar el crecimiento económico aquí.

El conflicto entre las dos más grandes economías del mundo, que de lo comercial paso a las divisas, podría también llevar a movimientos abruptos de capitales, los llamados golondrinos, depositados en los fondos gubernamentales de ambas naciones.

Las tasas de interés son otro factor alterado por el enfrentamiento de las potencias y se prevé que la Reserva Federal recorte su tasa de referencia próximamente.

Pero desde ayer los bancos centrales de India, Nueve Zelanda y Tailandia decretaron un recorte en sus tasas de interés mucho mayor al esperado en el mercado con lo que profundizaron la tendencia de flexibilización monetaria a nivel mundial.

Por lo pronto la tensión aumenta, aunque se mantiene la tranquilidad en las principales bolsas de valores, misma que pudiera ser alterada en cualquier instante.

SUSURROS

El resultado del estudio realizado por el Coneval sobre la pobreza en México, deja en claro que nada hicieron los dos gobiernos anteriores del PRI y el PAN para enfrentar este rezago.

El número de pobres en México aumento a 52.4 millones de personas (2.9 millones más que en 2008), aunque en porcentaje bajó marginalmente de 49 a 48.8 por ciento.

Llama la atención que el Estado de México tenga 7.5 millones de pobres, el mayor número para cualquier entidad federativa, lo que refleja la inoperancia de los gobiernos priistas, mientras que en términos porcentuales Chiapas llega al 76.4 por ciento de pobres, casi 8 de cada 10 chiapanecos.

Los resultados en materia de carencias sociales reflejan con más claridad los rezagos: el acceso a la seguridad social bajó del 65 al 57.3 por ciento; el acceso a la alimentación del 21.7 a 20.4 por ciento; en servicios básicos de vivienda de 22.9 a 19.8 por ciento, y en servicios de salud disminuyó de 38.4 a 16.2 por ciento.

El reto es crear nuevas políticas que se reflejen en mejorías sociales y no en falsos indicadores de crecimiento económico que solo concentran unos cuantos.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter: @salvador_mtz / 8 de agosto de 2019.


Para geopolítica.com