La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó por vigésimo octava vez consecutiva una resolución presentada por Cuba pidiendo poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero que EEUU impone a la isla desde 1962.

"El bloqueo provoca daños humanitarios incalculables, constituye una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos y califica como acto de genocidio", afirmó el canciller cubano Bruno Rodríguez minutos antes de la votación en la Asamblea, en la que la resolución fue aprobada con el voto a favor de 187 países.

Solo Brasil, Israel y EEUU votaron en contra, mientras que Ucrania y Colombia se abstuvieron.

El informe 'Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba' es aprobado en la Asamblea General de la ONU desde 1991.

El canciller de la isla rechazó la reiterada manipulación de EEUU de los derechos humanos con fines políticos y dijo que "los dobles raseros que los caracterizan".

Acusó a la Casa Blanca de intensificar agresivamente la aplicación extraterritorial de su política de bloqueo a Cuba contra terceros estados, sus compañías y ciudadanos, y denunció las medidas extraterritoriales aplicadas por Washington contra países que negocian con La Habana, en particular a bancos, y compañías que mantenían comercio con la isla.

También condenó las violaciones de derechos humanos en EEUU, principalmente contra las minorías y los menos favorecidos económicamente.

"El bloqueo viola también los derechos humanos y las libertades civiles de los ciudadanos estadounidenses a quienes limita, injusta y arbitrariamente, la libertad de viajar a Cuba, único destino prohibido para ellos en el mundo", afirmó Rodríguez Parrilla.

"Es en su conjunto —agregó—, una grave violación del Derecho Internacional, de la Carta de Naciones Unidas, y de los postulados de la Proclama de la América Latina como Zona de Paz".

Puso como ejemplo a niños y jóvenes cubanos que padecen de enfermedades graves y que no pueden ser atendidos por la falta de medicamentos que EEUU prohíbe sean vendidos a Cuba.

El canciller cubano reiteró la voluntad de la isla de resistir, y no doblegarse ante las amenazas de EEUU y reclamó el apoyo de la comunidad internacional.

EEUU

Por su parte, Estados Unidos desconoció el reclamo de Cuba de poner fin al bloqueo, y su embajadora en la ONU, Kelly Craft, ratificó que volvería a votar contra el informe de la isla.

"Nuestra responsabilidad primera es defender a aquellos que no tiene voz", expresó Craft, quien mencionó a grupos opositores dentro de la isla, que el Gobierno de Cuba califica de desestabilizadores y de recibir financiamientos desde Estados Unidos.

La embajadora estadounidense acusó a las autoridades cubanas de "negar libertades" dentro de la isla, colaborar a la inestabilidad regional y apoyar al Gobierno de Venezuela que encabeza el presidente Nicolás Maduro.

Bolivia

A su vez, Sacha Llorenti, embajador permanente de Bolivia ante la ONU, declaró que el bloqueo de EEUU contra Cuba es ilegal, injusto e inmoral.

"El bloqueo contra Cuba es ilegal, injusto e inmoral, viola los principios y propósitos de la Carta de la ONU, y los derechos económicos y sociales del pueblo cubano", expresó el embajador boliviano.

Bolivia apoyó los pronunciamientos del Grupo del grupo 77+China, y del Movimiento de Países No Alineados, y consideró que el bloqueo de EEUU es una de las cuestiones más importantes en la agenda de la ONU.

"Es una de las que mayor atención recibe, debido a que encapsula la razón de ser y el sentido mismo de nuestra organización, así como los desafíos que la amenazan", precisó Llorenti.

Calificó la sesión de la ONU como una muestra de la solidaridad del mundo con el pueblo cubano, y —dijo— "ese bloqueo es real, afecta la cooperación internacional, la salud, la alimentación, la educación y la cultura en Cuba".

LA HABANA (Sputnik).— 20:06 07.11.2019(actualizada a las 20:46 07.11.2019).


Fuentes Abiertas, FA.- https://tinyurl.com/yxcan26w