Los mexicanos rechazan propuesta de ayuda de Trump en la lucha contra el narco, y le exigen que detenga el tráfico ilegal de armas a México.

El lunes pasado, tres mujeres y seis niños de una comunidad mormona mexicano-estadounidense fueron brutalmente asesinados en una emboscada en el norte de México. El Ejército mexicano atribuyó la masacre a una batalla entre los Salazar, un brazo del Cartel de Sinaloa y su rival, el grupo criminal La Línea, una facción del Cartel de Juárez.

El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana de México, Alfonso Durazo, afirmó que los agresores pudieron haber confundido las camionetas de las víctimas con las de un cártel rival; una hipótesis que rechazan los familiares de las víctimas.

“Fuimos atacados deliberadamente, usados como carnada”, aseveró Lafe Langford, primo de algunas de las víctimas y quien creció en la misma comunidad mormona, establecida en el norte de México desde hace décadas.

La brutal matanza ha vuelto a desatar ola de indignación entre el pueblo mexicano por el alto nivel de violencia en el país, que el Gobierno ha sido incapaz de controlar, y que cada día está cobrando la vida de los inocentes en el país azteca.

 

Tras conocer la noticia, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se apresuró a ofrecer la ayuda de Washington para luchar contra los cárteles mexicanos de la droga; una petición que rechazó su par mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

El Gobierno de México denunció, además, en un comunicado publicado el miércoles, que las armas utilizadas en la masacre de tres mujeres y seis niños de la familia mormona LeBarón provendrían de Estados Unidos.

“En las primeras pesquisas, en la recolección de casquillos, nos permite reconocer el calibre de casquillos .223 de fabricación Remington y de procedencia estadounidense”, indicó a su vez el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana de México en una rueda de prensa.

El Gobierno mexicano ha denunciado en múltiples ocasiones que la mayor parte de las armas utilizadas en delitos en su país viene de Estados Unidos y ha exigido a Washington que congele este tráfico de armas, como lo volvió a hacer en septiembre pasado, en el marco de conversaciones sobre inmigración y seguridad fronteriza.

 

Alex Le Baron González, político mexicano de origen mormón, ha recordado en este sentido a Trump que si realmente quiere ayudar a México, como lo alega, frene el tráfico de armas.

“¿Quiere ayudar? Concéntrese en reducir el consumo de drogas en EE.UU. ¿Desea ayudar un poco más? Evite que los vacíos legales de ATF (Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos) y la ley de armas inyecten sistemáticamente armas de asalto de alto poder en México … Por favor, ayuda”, ha tuiteado.

Datos oficiales muestran que más de 70 por ciento de armas decomisadas en México entre 2009 y 2014 provinieron de Estados Unidos. La mayoría son armas largas que constituyen rifles semiautomáticos de alto calibre como variantes AK y AR.

La revista estadounidense Newsweek desveló a su vez en un reciente informe que el tráfico ilegal de armas de Estados Unidos a México —un mercado clandestino de cientos de millones de dólares— alimenta casi toda la violencia en el país azteca.

Publicada: viernes, 8 de noviembre de 2019 10:43


Fuentes Abiertas, FA.- https://tinyurl.com/yyqggzsc