El anuncio del presidente constitucional de Bolivia, Evo Morales, de nuevas elecciones, en esta urbe gubernamental genera hoy expectativas acerca de la llegada de la pacificación del país.

'Hago una convocatoria, respeto a la familia, respeto a propiedades, respeto a autoridades, a todos los sectores sociales, todo lo que tenemos en Bolivia es el patrimonio del pueblo boliviano', aseguró el mandatario como expresión de su voluntad pacificadora.

En respaldo a ese punto de vista, la iglesia católica llamó hoy a la paz y la concordia en Bolivia.

Genera interés la integración de un Tribunal Constitucional con nuevos vocales, para lo cual se convoca a la Asamblea Legislativa con vistas a la designación de esos funcionarios y también los de los órganos electorales departamentales.

Sin embargo, del otro lado, el segundo partido más votado en los comicios del 20 de octubre, Comunidad Ciudadana, expresó en un comunicado su rechazo a esa iniciativa.

'Comunidad Ciudadana, exige a la Asamblea Legislativa Plurinacional, convocar mañana mismo a un gran acuerdo nacional, con la participación imprescindible de sectores políticos, cívicos y sociales para consensuar un nuevo Órgano Electoral Plurinacional', expresa el texto.

La alianza partidaria de las políticas neoliberales demanda un cronograma de la elección, incluyendo nuevos actores, que culmine con la posesión de las nuevas autoridades electas el 22 de enero de 2020.

Asimismo, asume una postura radical respecto a Morales y el vicepresidente, Álvaro García Linera, al considerar que se debe vetar su presencia entre los nuevos candidatos.

Al propio tiempo, al leer el comunicado de CC, su candidato a la presidencia, Carlos Mesa, insistió en que se mantenga el paro y las movilizaciones en todo el país.

En este contexto, en torno al corazón político de Bolivia, la Plaza Murillo, los grupos de choque de la oposición mantienen medidas de presión junto con otros manifestantes.

También se reporta que desde Santa Cruz y Potosí se dirigen hacia La Paz refuerzos integrados por miles de mineros y otros grupos violentos al servicio de la derecha opositora.

El carácter agresivo de estas fuerzas quedó confirmado este sábado, cuando grupos irregulares incendiaron las casas de los gobernadores de Chuquisaca y Oruro, de la hermana de Morales en esa ciudad, y en los ataques y amenazas contra periodistas.

La televisión nacional mostró cómo en la urbe gubernamental se realizaba la captura del director de una emisora comunitaria de radio y los opositores lo amarraban a un árbol por ser partidario del Movimiento al Socialismo.

Según el canal Pat, asimismo, la intervención de la Defensoría del Pueblo permitió que 30 trabajadores del canal estatal Bolivia TV y de la Red Patria Nueva, de la radio, pudieran salir del edificio que les sirve de sede sin que los manifestantes los dañaran. Con anterioridad, una llamada telefónica de quienes mantenían el cerco, conminó a los trabajadores de esos medios a cesar sus transmisiones, bajo la amenaza de entrar al edificio.

'Está en riesgo su vida, si no cortan la señal en este momento la gente se va a entrar', advirtió el representante del llamado comité de vigilancia, en una llamada telefónica. .

Como reacción a esta situación de amenazas y violencia, en la ciudad de El Alto y carreteras interdepartamentales, partidarios del Movimiento al Socialismo mantienen los bloqueos iniciados ayer en rechazo de lo que denominan golpe de estado y en defensa del orden democrático.

Esa es la atmósfera que se respira este domingo en la capital gubernamental de Bolivia.

Por Jorge Petinaud / La Paz, 10 de noviembre de 2019 (Prensa Latina).


FA.- https://tinyurl.com/yh5dcx33