'Están masacrando al pueblo boliviano, están matando a mis hermanos, en cuatro días 15 muertos', denunció hoy el expresidente Evo Morales en una entrevista a un canal argentino desde México, donde se encuentra asilado.

En diálogo telefónico con el canal C5N, el exmandatario, obligado a renunciar el domingo pasado por 'sugerencia' de las fuerzas armadas, denunció que el gobierno de facto esta matando a su gente, que salió a manifestarse pacíficamente para recuperar la democracia.

Renuncié justamente para que no hubiera masacres ni muertes. El pueblo se levanta contra ese golpe de Estado, ese es el rostro de la verdadera dictadura, señaló Morales, quien adelantó que está buscando los mecanismos necesarios para volver a su país, para estar y defender a su pueblo.

En su conversación de poco más de 10 minutos con el periodista Gustavo Silvestre, denunció que desde el día siguiente a las elecciones generales en su país, el 21 de octubre, comenzó el golpe lentamente. Quemaron casas, la policía en vez de proteger a los dirigentes se retiró, dijo tras apuntar que hoy el fascismo tomó el poder en Bolivia.

El mundo y el pueblo estaban viendo lo que sucede, subrayó el líder del Movimiento al Socialismo, quien reiteró que su mayor delito es 'ser indígena, haber cambiado Bolivia, nacionalizado los hidrocarburos y reducido la pobreza'.

Tras señalar que está convencido de que Estados Unidos siempre hace golpes de Estado, agradeció al presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, por su solidaridad y todas las gestiones que hizo para salvarle la vida y poder llegar a México.

Qué mejor que estar más cerca de Bolivia, estoy pensando de qué forma llegar allá para sumarme a la lucha contra la dictadura, precisó el líder, quien agregó que el gobierno de facto, instalado con la figura de la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez, le tiene miedo al MAS, 'me tienen miedo'.

Al subrayar que la Organización de Estados Americanos se ha convertido 'en el mejor instrumento del imperio y el que sustenta el poder económico', reafirmó que tiene todo el derecho de ser candidato en una nueva elección prevista para enero.

Morales fue categórico al señalar que el nuevo proceso electoral no depende de la presidenta interina sino de la Asamblea Legislativa, donde el partido que él representa tiene mayoría, y dos tercios del Senado.

Una difícil situación se respira en una Bolivia hoy militarizada y que termina este viernes con otros cuatro muertos, campesinos de Cochabamba que salieron a marchar pacíficamente para denunciar lo que sucede en el país.

Buenos Aires, 15 de noviembre de 2019 (Prensa Latina).


Fuentes Abiertas, FA.- https://tinyurl.com/yjp5x2q8