Con la muerte del presidente Carranza en 1920 el grupo de militares formado por Plutarco Elìas Calles, Alvaro Obregòn y Adolfo de la Huerta tomarìan el poder a lo largo de la década que comenzaba.

A la sombra del Plan de Agua Prieta los militares de Sonora impusieron el principio de que sólo las fuerzas revolucionarias o sus sucesores polìticos tendrían derecho a ocupar la presidencia de Mèxico.

Armando Herrera reprodujo este corto mensaje que fue dirigido al coronel Lázaro Cardenas por el general Plutarco Elías Calles. @armandoextremo

En el CEHM hay un telegrama enviado por Calles dirigido al "Teniente Coronel de Caballería" Lázaro Cárdenas, Jefe de la Zona Militar de Tuxpam, a la que correspondía Tlaxcalantongo, en el que escuetamente le ordena: “El señor Presidente va hacia su zona. No debe salir de ella".

La historiografía subraya que antes de que Carranza tomara la decisión de abandonar la capital para dirigirse a Veracruz, le fue entregado un salvoconducto para tener vía libre hasta su destino.

Sin embargo, hay algunos documentos que contrarían la veracidad de los hechos. Al parecer, se había ordenado al Jefe Militar de la zona de Papantla, Coronel Lázaro Cárdenas del Río, sumarse a la comitiva carrancista para asegurarle su vida hasta Veracruz.

Cárdenas escribió que era imposible el paso de sus tropas hasta el sitio en que se encontraba Carranza debido a lo alto del río. Sin embargo, un documento, desautorizado por los cardenistas, caracterizado por su sencillez y hasta por su candidez, firmado por Cárdenas menciona las instrucciones dirigidas a Rodolfo Herrero:

"Sr. General Rodolfo Herrero, Villa de Juárez, Puebla. Lo saludo afectuosamente y le ordeno, que inmediatamente organice su gente y proceda desde luego a incorporarse a la comitiva del Señor Presidente Carranza; una vez incorporado, proceda a atacar a la propia comitiva, procurando que en el ataque que efectué sobre estos contingentes, muera Carranza en la refriega, entendiendo que de antemano todo está arreglado con los más altos jefes del movimiento y, por lo tanto, cuente usted conmigo para posteriores cosas que averiguar. Como siempre, me repito atento amigo, compañero y S.S. Lázaro Cárdenas".

Después de que se supo la muerte de Carranza, para el 23 de mayo, el general Obregón ordenó a Cárdenas, presentar a Herrero ante la capital para una investigación, de la cual salió bien librado. Existen documentos en que Herrero escribió a Mariel una carta en que le daba parte de la muerte de Carranza: "para bien de la nación".

El cuerpo de Carranza llegó a la ciudad de México en estado de descomposición. Entre otros rumores se asegura que el mal proceso de embalsamamiento "provocó que las moscas entraran por las fosas nasales del Primer Jefe, deformando su cabeza y su cuerpo".

El 24 de mayo Carranza fue enterrado en el Panteón de Dolores. Ese mismo día, se reunieron los Diputados con el propósito de nombrar un presidente interino. El hombre ungido fue Adolfo de la Huerta, como se tenía pactado, uno de los hombres que conformaban el "triángulo sonorense", Obregón, Calles y el investido.

El 25 de noviembre de 2019.


Enviado por el autor.