Iraníes, masivo despido del líder moral y general Qasem

Encendidos, los “focos rojos” y la escalada de tensión al alza, a raíz del crimen contra el iraní general Qasem Soleimani ya comenzó, y la mecha la encendió Donald Trump. Si lo hizo para atraer simpatías para su reelección, ya se quemó, porque no calculó que las consecuencias fueran del impacto que está alcanzando.

Grave diligencia de Mike Pompeo en política exterior de EUA. Bloomberg revela que en la decisión del atentado estuvieron, no presentes sino vía telefónica, el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney; el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Robert O'Brien; y el secretario de Estado, Michael Pompeo; el vicepresidente Mike Pence. Pero es grave de todos modos porque Trump no informó a su Congreso, o si lo hizo para contrarrestar el Impeachment, también ya perdió.

Y hablando de México. Aquí se verá realmente la tónica de la política exterior de nuestro país, sobre todo de la administración actual. Porque si lo que se está intentando en la materia carece de tintes injerencistas, entonces Ebrard tiene que pronunciarse en contra del atentado.

Pero si es lo contrario (lastimosamente sería), entonces el país perderá credibilidad, y calidad moral. Muy delicado es el asunto, ciertamente. Pero urge que México se pronuncie desde el Senado de la República y no debe ser una postura al estilo de la ONU, mucho menos plegarse a lo que declaró Guterres de actuar con cautela para "reducir la tensión en la región", cuando lo que hizo Trump fue precisamente una declaratoria de guerra. Una guerra que nadie quiere, pero el rechazo debe ser a la postura agresiva y criminal de Trump.

Reto para Ebrard, también para la presidencia, porque Andrés Manuel López Obrador no puede ni debe dejar que Relaciones Exteriores decida solo. Nadie quiere que las cosas se compliquen, pero cualquier cosa que pudiéramos prever puede ser claramente rebasada por los hechos.

¿De qué tamaño es el problema? Precisamente del que puede calentar tanto las cosas al nivel de un conflicto no solo regional sino mundial. Al menos, tiene todas las señales de serlo. Para ejemplificar, el líder de Hezbolá ya declaró que los militares estadounidenses volverán a su país en ataúdes, en tanto Trump declara que responderá de manera rápida, completa y desproporcionada a cualquier ataque iraní.

De ese tamaño... Todos queremos equivocarnos, pero los gringos no dejan de asesinar por el mundo a gente inocente, todo siempre en defensa de sus intereses o, como argumentan siempre “de sus socios". En este caso, por atención a Israel el asunto le saldrá muy caro.

Por lo mientras, desde Latinoamérica debemos estar atentos... ya ningún conflicto deja de tener repercusiones internacionales, la región no es la excepción.

Escrito por Salvador González Briceño / Ciudad de México, a 5 de enero de 2020.


Director