En los últimos tres años, Rusia ha cedido el papel del principal rival de EEUU a China, escribe el diario Financial Times (FT). Ciertos círculos en EEUU promueven la idea de unirse con Rusia para hacer frente a China y esperan encontrar grietas en las relaciones entre los dos países. Sputnik analiza la viabilidad del plan estadounidense.

El pasado 23 de julio, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, admitió la posibilidad de que Moscú se involucre en una confrontación contra Pekín.

Stephen Biegun, subsecretario de Estado de EEUU, había comentado a FT el mes pasado que confiaba en que EEUU podría ser más ágil y encontrar "una grieta" en la relación entre Rusia y China. Según el político, a los dos países les une solo una "determinación mutua de desafiar a Estados Unidos".

A su vez, Elbridge Colby, un exfuncionario de alto rango del Pentágono, opinó que Washington debería reducir los factores "irritantes" en la relación con Moscú.

Como ejemplo, que supuestamente indica problemas en las relaciones ruso-chinas, el diario menciona el hecho de que el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, no asistió a la videoconferencia sobre la iniciativa 'Un cinturón, una ruta', la parte rusa estaba representada por el embajador en misión especial Kiril Barski.

Según Bobo Lo, del Instituto Lowy, consultado por FT, "Rusia tiene poco interés en preservar el orden mundial existente, mientras que China es el mayor beneficiario de este orden".

No obstante, el doctor en ciencias políticas Visili Kashin destacó varias ventajas que obtiene Rusia de las relaciones con China.

"Para Rusia, las relaciones con China tienen un valor independiente. Es uno de los mayores vecinos y el segundo socio comercial después de Europa. (…) Es un factor importante en el desarrollo de la economía de Rusia que hay que tener en cuenta", comentó el analista en declaraciones a Sputnik y añadió que la importancia económica de EEUU para Rusia es incomparable con la de China.

Según el experto, Rusia ahora tiene las relaciones más estrechas con China entre todos los países grandes y ambos mantienen una coordinación muy amplia sobre los problemas internacionales.

"Cualquier unión a una coalición antichina sería un suicido" para Moscú debido a una enorme frontera terrestre con el país asiático, destacó Kashin, el también investigador principal del Instituto del Oriente Lejano de la Academia de Ciencias de Rusia.

El analista recordó que "el enfrentamiento a China fue uno de los factores principales que arruinaron la URSS, porque la construcción de la infraestructura militar en los vastos territorios de la taiga (bosque boreal) golpeaba la economía soviética más que las respuestas a los desarrollos de alta tecnología de EEUU".

Al mismo tiempo, Kashin aseguró que un acuerdo confidencial entre EEUU y Rusia es imposible técnicamente. "El propio Washington destruyó todos los canales de consultas con Moscú desde el año 2014 y tampoco está listo para cambiar su enfoque hacia las situaciones que llevaron al conflicto con Rusia", explicó.

"Así que parecen solo fantasías. Para poder hablar de ello, debe ocurrir una total revolución en la política exterior estadounidense y ahora ni hay señales lejanas de ello", concluyó el analista.

La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, calificó de "ingenuo" el intento de EEUU de involucrar a Rusia en la campaña antichina.

"Consideramos que las declaraciones de Pompeo sobre la posibilidad de arrastrar a Moscú a la campaña antichina de EEUU es otro intento ingenuo de complicar la asociación ruso-china, de abrir una brecha en los lazos amistosos entre Rusia y China", declaró Zajárova.

Según la diplomática, Rusia "tiene la intención de fortalecer aún más la cooperación con China, que consideramos como el factor más importante para estabilizar la situación en el mundo".

18:12 GMT 28.07.2020(actualizada a las 18:13 GMT 28.07.2020).


Fuentes Abiertas, FA.- https://tinyurl.com/yyym3mr4