Fue en febrero de 2018 cuando el director del FBI, Chris Wray, manifestó su preocupación por el hecho de que cualquier empresa asociada con un Gobierno extranjero obtuviera posiciones de poder en las redes de telecomunicaciones de Estados Unidos.

Poco después, Washington tomó la decisión de prohibir la entrada de dispositivos de la compañía Huawei a las bases militares estadounidenses e impidió de facto la compra de equipos asociados con esta empresa, al considerar que ponen en riesgo la integridad de la conexión 5G de ese país.

Bajo el argumento de la defensa de su seguridad nacional y la posible amenaza de espionaje extranjero, el Gobierno de Estados Unidos ha podido vetar diversos acuerdos comerciales con empresas asentadas en China, como Alibaba, ZTE y Huawei. Poco después, Japón, Australia y Nueva Zelanda se sumaron al bloqueo. En 2019 los siguieron Italia, Alemania y, recientemente, el Reino Unido.

Actualmente, la campaña contra Huawei se ha extendido al mercado latinoamericano, particularmente en Brasil, donde se prepara una subasta para licitar la red 5G que se instalará en ese país.

La cercanía del presidente Jair Bolsonaro con el mandatario estadounidense Donald Trump, así como la decisión de la compañía italiana TIM para excluir de su lista de proveedores en Brasil a Huawei, hacen pensar que la nación sudamericana también podría bloquear a la empresa china. Sin embargo, la penetración de sus productos en este mercado, así como en otros de la región, puede ser un factor que dificulte su salida de América Latina.

Jesús Romo de la Cruz, analista de telecomunicaciones en Telconomia, apuntó que la situación de Huawei en Brasil puede determinar la importancia que la empresa otorgue al mercado latinoamericano en el futuro.

"Creo que, si llega a pasar algo muy restrictivo para Huawei en Brasil, le está quitando a América Latina un país muy importante. Estarías hablando de que probablemente mantendrías tus mercados en México, Argentina, pero quitas un componente muy importante como Brasil, que es de los países que adopta más rápido las tecnologías de banda ancha móvil. Una América Latina en donde tengas restringido participar en Brasil ya no es lo mismo", expresó.

El experto en telecomunicaciones consideró que esta situación muestra la intención de Estados Unidos para tratar de prevenir que Huawei participe en la instalación y suministre equipos para las redes de telecomunicaciones 5G en América del Sur.

Sin embargo, Jesús Romo apuntó dos factores que hacen difícil suponer que Huawei quede excluido de la región. Por un lado, esta empresa es proveedora de muchos equipos que forman parte de las actuales redes 4G de operadores como América Móvil de Carlos Slim.

"Los operadores siguen una lógica más apegada a la racionalidad siguiente: ya tengo integrado a este proveedor de tecnología y, si bien tienen diversos proveedores, ellos mismos saben que Huawei no se va a retirar de la región porque ya es parte del ecosistema en el equipamiento de las redes 4G. Ningún operador va a desmantelar su red para cumplir con ese escenario, independientemente de los cálculos políticos que puedan hacer respecto a Trump y Estados Unidos", adelantó.

Al respecto, cabe señalar que el director general de América Móvil, Daniel Hajj, ha expresado su intención de mantener sus acuerdos con Huawei, quien está presente en el mercado mexicano desde la década de 1990.

Del mismo modo, Carlos Morales, encargado de relaciones públicas de Huawei México, indicó que la empresa implementará durante 2020 una ambiciosa estrategia para el mercado mexicano, la cual incluye la colocación de smartphones, televisiones, así como la promoción de plataformas de interconectividad como HiLink y Huawei Share. Además en 2019 se anunció el plan de Huawei de inaugurar un laboratorio digital en México.

Jesús Romo también recordó que la empresa china es proveedora de redes de líneas fijas en varios países latinoamericanos. El costo de eliminar todos esos equipos sería demasiado alto para los operadores en la región, lo cual explica la intención de empresas como América Móvil de sostener sus acuerdos comerciales con Huawei.

"Incluso si en Brasil se le restringiera participar como proveedor de equipos para su red 5G, hay desarrollos ahí de redes neutrales que están basados en tecnologías fijas, y Huawei va a seguir siendo una opción para esos proveedores. En México también lo sería, por tanto, no se iría de estos ecosistemas tan fácil, porque está equipando negocios con otras tecnologías. No hay que olvidar que uno de los ganadores de contratos para equipar la red compartida de México es Huawei", destacó.

La red compartida es el principal proyecto público-privado en México en materia de telecomunicaciones, cuya tecnología, que será de quinta generación (5G), es provista por Huawei y Nokia. Su implementación pretende extender la conectividad de internet y telefonía móvil al 92,2% de la población, aunque hasta el momento esto no ha generado presiones de parte de Washington.

Incluso, compañías estadounidenses como AT&T operan un porcentaje de su red 4G en México con base en equipos suministrados por Huawei, lo cual refuerza la postura del experto en telecomunicaciones: sería muy costoso e irracional para cualquier operador cancelar sus acuerdos con esa compañía a partir de las presiones comerciales de Estados Unidos.

A su vez, a principios de julio el gobierno argentino informó que inició conversaciones con el gigante chino con el fin de estudiar la adopción de la tecnología de avanzada 5G

Por Jorge Cortina Montiel / 23:14 GMT 29.07.2020(actualizada a las 00:01 GMT 30.07.2020).


Fuentes Abiertas, FA.-