La iniciativa contempla provocar acciones vandálicas antes, durante o después del 2021 con la ayuda de la sociedad civil, los medios de comunicación, los empresarios y estudiantes, con el fin de crear tres escenarios.

El Gobierno de Estados Unidos tiene diseñada una estrategia golpista para poner fin al Gobierno sandinista de Nicaragua, presidido por Daniel Ortega.

La radioemisora nicaragüense Primerísima en el programa “Sin Fronteras” divulgó el viernes un documento de 18 páginas sobre los nuevos intentos orquestados por Washington para impedir que Ortega salga victorioso en las elecciones presidenciales de 2021.

Según el informe, el plan desestabilizador está financiado por la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID), en colaboración con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés).

La iniciativa contempla provocar acciones vandálicas antes, durante o después del 2021 con la ayuda de la sociedad civil, los medios de comunicación, los empresarios y estudiantes, con el fin de crear tres escenarios.

Primero, aupar una nueva crisis política, económica y sanitaria, a propósito de la pandemia del nuevo coronavirus, de tal manera que se prepare el escenario para presionar la renuncia de Ortega.

Segundo, instrumentalizar el caos para presionar a unas elecciones anticipadas.

Tercero, hacer que las fuerzas contrarias al Gobierno actual ganen las elecciones en 2021.

La maniobra prevé, además la persecución política a militantes sandinistas y la disolución de la Policía Nacional y el Ejército de Nicaragua, una vez que la oposición asuma el poder.

Nicaragua vive una crisis social desde mediados de abril de 2018, cuando los sectores radicales de la oposición comenzaron a realizar protestas violentas contra el Gobierno.

Las autoridades nicaragüenses acusan a la oposición de ejercer “terrorismo golpista”, con el apoyo financiero de Estados Unidos, para incitar a la inestabilidad en el país y sacar del poder a Ortega.

Diferentes autoridades estadounidenses, incluso el propio presidente Donald Trump, han admitido públicamente que están trabajado para cambios de gobierno en ciertos países latinoamericanos que tienen Ejecutivos soberanos e independientes, como son los casos de Nicaragua, Venezuela y Cuba.

Fuente: Agencias / Autor: Al Mayadeen Español / 1 de agosto de 2020.


Fuentes Abiertas, FA.- https://tinyurl.com/yxrlak7r