Por Gastón Pardo

De la criminalidad híbrida, consistente en la unidad de acción alcanzada por organizaciones criminales con autoridades civiles y militares, pasamos al estudio de la obra de Andrew Korybko, que comienza a aparecer sintetizada en Oriental Review. Veamos algunas de sus ideas allí expresadas el 14 de marzo de 2016.

Dice Korybko que el gran objetivo que subyace en la parte trasera de toda guerra híbrida es el de perturbar los proyectos multipolares que interconectan a los países soberanos, mediante la manipulación de los conflictos de identidad provocados (étnicos, religiosos, regionales, políticos).

Los objetivos de integración euroasiática, de Rusia, y los proyectos de ruta de la seda, de China, son los objetivos de la estrategia de la guerra híbrida mundial de Estados Unidos. De tal manera, la guerra híbrida abre una serie de campos de batallas culturales y geográficos. El mayor de los cuales se encuentra en los Balcanes, África transoceánica y la América Latina. Así es como la potencia que sostiene al Sistema social y financiero con su engranaje monetario y su ingeniería social, identifica las vulnerabilidades de cada Estado.

El 11-S ha sido el primer caso de guerra híbrida en el siglo XXI

El 11 de septiembre de 2001 llegó a cambiarlo todo. A partir de esa fecha nada sería como lo fue antes. Muchos han incluso pensado que asistíamos al inicio de la Tercera Guerra Mundial. Si la guerra hasta entonces no había tocado más que levemente al mundo desarrollado, la gente se asustó cuando tuvo ante sus ojos el ejemplo vivo que comunicaba que nadie estaría en adelante a salvo de la violencia.

Antes del 11-S había causado víctimas a granel en Vietnam, África y la América Latina. Pero se puede decir que además de algunas experiencias terroristas a cargo de los soldados sin uniforme, que afectaron sobre todo a la Europa occidental de los años setentas y el despliegue publicitario de los misiles rusos situados en Cuba.

Con estas experiencias, la gente de todas las edades y todos los rincones se percató de que el terror acababa de sentar plaza y que podía manifestarse en cualquier sitio.

La realidad comenzó a identificarse con la violencia y los ciudadanos del mundo quedaron convencidos que aquélla ya no estaba confinada a la periferia del mundo, sino que podría transgredir los usos y costumbres en todo el planeta.

El 11-S marcó el fin de un mundo basado en la mentira y la inconciencia. La guerra del norte contra el sur del planeta había cerrado su último capítulo en 1991 con la primera guerra del golfo. Y la monotonía de este tipo de conflicto fue rota con las guerras balcánicas que cierran el siglo XX y reaparecen los primeros años del siglo XXI. Ahora, el mundo comienza a presenciar el caos en todo su esplendor.

De tal manera, el nuevo milenio aparece con los aterradores escenarios y mensajes de las guerras en Irak, Afganistán, y no olvidemos, sino todo lo contrario, a la población musulmana de varios fragmentos estatales balcánicos en cuyo territorio conviven grupos de ascendencia islámica. Contra estos y los ortodoxos dispararon con fines genocidas las tropas católicas y protestantes de la OTAN. Mientras tanto, el equipo político, militar y religioso que se reclama de la tradición abierta por los Jóvenes turcos, observaba atentamente ese desarrollo.

El islam descubrió América y prepara el "acomodamiento" de Hermanos musulmanes

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan sostuvo en público, el 18 de noviembre de 2014, su tesis de que los musulmanes son los descubridores de América. El estadista turco está convencido de que: "Los musulmanes hicieron ese descubrimiento en 1178". En el siglo XII. Casi tres siglos antes de Cristóbal Colón.

En favor de su dicho, Erdogan invoca en apoyo a su tesis histórica “que numerosos científicos muy respetados en Turquía y en el mundo”, son los garantes de su tesis. Y lamenta que sean muchos los creyentes que no tienen confianza en ellos.

Una proclamación como la hecha por Erdogan sólo puede tener un propósito: establecer un derecho de ocupación en favor del islam sobre tierras ahora ocupadas por descendientes de los guerreros católicos que combatieron, sin éxito, a los otomanos en las Cruzadas.

Erdogan y los Hermanos musulmanes en África

Una célula clandestina de los Hermanos musulmanes de Egipto, que es una organización que se desarrolla en la ilegalidad, fue localizada en Sudán en febrero de 2020; proyectaba llevar a cabo operaciones terroristas en Kartum, capital de ese país.

Asimismo, en El Cairo, la capital de Egipto. Un egipcio ha confesado que logró entrar en Sudán con dos pasaportes sirios que le fueron entregados por el gobierno turco. Los terroristas estaban relacionados a viejos parlamentarios egipcios pertenecientes a los Hermanos Musulmanes, entre ellos Gamal Hanafi, Yaser Hasanein y Abdul Hadi Shalabi, que formaban parte del gobierno egipcio derrocado en 2013.

Según las autoridades sudanesas, los miembros egipcios de los Hermanos musulmanes llegaron a suelo sudanés procedentes de Turquía. Los cerebros de sus operaciones eran Mohamed Abdul Malik al-Haluji, muerto en Turquía en noviembre de 2019, y Mohamed al-Buhairi, director egipcio de las operaciones de la hermandad en África. Al parecer tiene la mirada puesta al otro lado del Atlántico desde un observatorio libio.

La red Buhairi en Sudán

Buhairi, de 77 años de edad, es un personaje central en la organización mundial de los Hermanos musulmanes, buscado por los servicios de seguridad egipcios desde la época de Gamal Abdel Nasser (dirigente del país entre 1952 y 1970). Llegó a Sudan en los años noventa.

Los Hermanos musulmanes están en actividad en Sudán desde 1949 aspirando a formar un régimen islámico regido por la charía (ley santa del islam). cuarenta años más tarde han unidos sus fuerzas a las locales, y han invadido el Estado por cuenta del Frente nacional islámico (FNI), afiliado a los Hermanos musulmanes, anteriormente conocido por el nombre de Frente de la Carta Islámica (FCI). Su principal objetivo ha sido el de islamizar la sociedad (desde la cúspide del poder) y de colocar a los Hermanos en todos los niveles del gobierno, de las escuelas y del sistema judicial.

Erdogan ha hecho inversiones en favor de Béchir que llevaron a la firma de acuerdos militares e inteligencia con Sudán en mayo de 2011. Ambas partes se han comprometido a cooperar en formación militar, de comunicaciones e investigación tecnológica. En diciembre 2017, Erdogan visitó Sudán para crear el Consejo de cooperación estratégica de alto nivel, que llevó a la firma de doce acuerdos como el de arrendar la isla sudanesa de Suakin en beneficio de Turquía.

En abril de 2019, Erdogan vuelve sus simpatías a la oposición clandestina sudanesa, saturada de Hermanos. Y como en Egipto y Siria, Erdogan declaró que si no pudiera tomar el control del Estado sudanés lo destruiría.

Deserciones del círculo interno de Erdogan

Ibrahim Kalin, que es uno de los principales consejeros de Erdogan, y el hombre de negocios turco Abdulah Tivnikli, han deplorado el hecho de que los manifestantes de la Hermandad se hayan retirado en Egipto, mientras Tivnikli ha lamentado que el movimiento Hamas en Gaza, que es otro aliado de Erdogan, pueda ser la próxima víctima de los Hermanos en la región árabe.

Ponen en marcha a Al Qaeda

El dirigente de la organización terrorista, Al-Qaeda, ha llamado a los musulmanes del mundo entero a efectuar nuevos atentados. Para Ayman Al-Zawahiri, los blancos de los yijadistas deben ser estadounidenses, europeos, israelíes o rusos. Da lo mismo unos que otros. Al-Qaeda es, al parecer un movimiento que se mantiene organizado y que es capaz de movilizar a sus células a través del mundo. El profesor Raufer es el mayor experto occidental en terrorismo.

Se comenzó a hablar de Al Qaeda en los órganos de gobierno estadounidense poco después de los ataques a las torres gemelas de Nueva York en septiembre de 2001. Se atribuyó a Usama ben Laden ser el dirigente del grupo, a pesar de que mientras estuvo activo y vivo el magnate saudí, nunca mencionó a Al Qaeda. Este grupo se mantuvo en el silencio mientras desarrolló su actividad el Emirato islámico. Hoy el renacido grupo terrorista ha amenazado al Estado de Israel.

La información de la Red Voltaire

La Red Voltaire (26.07.20) informó de que el 24 de julio de 1923, el Tratado de Lausana anulaba el Tratado de Sevres y creaba la Turquía ‎moderna respetando las exigencias de Mustafá Kemal Ataturk, quien ordenó restaurar Santa Sofía ‎y la ofreció a la humanidad, convirtiendo el templo en museo en 1934.

Pero el 24 de julio de 2020, precisamente en ocasión del aniversario del Tratado de Lausana, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan ‎convirtió en mezquita la antigua catedral del Imperio Romano del Oriente.

‎La ceremonia fue concebida para glorificar la conquista del mundo por el islam y ‎el recuerdo de la toma de Constantinopla por el sultán Mehmet II, en 1453. El dignatario ‎religioso a cargo de la ceremonia (ver foto) incluso pronunció su prédica portando una cimitarra. ‎

Si bien el uso del edificio es un asunto exclusivamente turco, la ceremonia de reapertura de ‎Santa Sofía como mezquita fue un mensaje bélico dirigido al mundo.

Termina así el proyecto de ‎‎«alianza de las civilizaciones de las Naciones Unidas», proclamado en 2006 por el entonces ‎primer ministro de España, José Luis Rodríguez Zapatero, y por el propio Recep Tayyip Erdogan. ‎

El criminólogo Xavier Raufer analiza y Alexandr Dugin anuncian lo inevitable

el dirigente de la organización terrorista, Al-Qaeda, a llamado a los musulmanes del mundo entero a efectuar nuevos atentados. Para Ayman Al-Zawahiri, los blancos de los yijadistas deben ser estadounidenses, europeos, israelíes o rusos. Da lo mismo unos que otros. Al-Qaeda es, al parecer un movimiento que se mantiene organizado y que es capaz de movilizar a sus células a través del mundo. El profesor Raufer es el mayor experto occidental en terrorismo. Y esto está en una nota por él escrita no obstante que durante muchos años ha sostenido la tesis de que Al Qaeda es una invención de los servicios secretos estadounidenses.

Compartimos el presentimiento general de estar en el centro de la tempestad que arrollará al Sistema social y financiero y a muchas instituciones. Esta etapa es el capítulo que precede a la caída al abismo del sistema social y financiero. El día que transcurre es posible aún distinguir crisis sectoriales como paso previo a la gran crisis general o crisis de todas las crisis. Una de ellas es la caída de los precios del petróleo. Otra es la cadena de bombardeos sobre objetivos dispersos en el planeta como el WTC de Bruselas, el puerto de Beirut, el mercado iraní de Emiratos Árabes Unidos y un ataque a la zona urbana de Corea meridional.

Por su parte, el geopolítico ruso Alexandr Dugin observa que en cada oportunidad que da el desconfinamiento en Estados Unidos y que la salida a la calle sirve de aliento, los negros procuran mostrar que están decididos a sublevarse contra el poder blanco que sostiene a Donald Trump en el campo electoral.

Mientras tanto, el portal UNZ ha presentado un estudio fotográfico en el que aparecen grupos de blancos vestidos de milicianos y armados hasta los dientes marchando hacia sus bastiones en terreno montañoso desde donde atacarían a sus adversarios negros, que buscan por su parte las mejores trincheras desde donde disparar.

El encuentro está tácitamente programado para el día de las elecciones del noviembre, fecha en la que además de la lucha de razas anunciada por el plan Kallergi desde hace un siglo, convertirá al medio urbano estadounidense en campo de batalla de dos fuerzas antagónicas pertenecientes a los partidos demócrata y republicano.

Dos puntos de referencia políticos, dos programas oligárquicos uno de los cuales, el demócrata, es el punto de captación de proyectos criminales y mafiosos, no sólo del siglo XX, sino desde las combinaciones criminales, políticas y militares que desembocaron en la guerra civil (1862-1865); tras la derrota del Sur, el PD formó el Ku Klux Klan.

Este enfrentamiento sólo puede llevar a un secesionismo que es deseado por todas las fuerzas que habrán de confrontarse, mientras desde el occidente de África partirán migrantes musulmanes hacia tierras americanas. Los "acomodamientos" de musulmanes, de Hermanos Musulmanes ya están en marcha a intensa velocidad en dos provincias canadienses: Vancouver y Québec a cargo de los ingleses.

Vale la pena, sin embargo, recordar que la explotación de hidrocarburos en los países del Medio Oriente incluidos los árabes, les ha servido para acumular riquezas que han beneficiado a la población. En cambio, en nuestro país los ciudadanos son pobres.

Estamos en el escenario pantanoso de la lucha religiosa

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan sostuvo en público el 18 de noviembre de 2014 su tesis de que los musulmanes tienen el mérito de haber descubierto América. El estadista turco está convencido de que los musulmanes hicieron este descubrimiento en 1178. En el siglo XII. Casi tres siglos antes de Cristóbal Colón. Esta tesis confirma que el estadista turco conoce el antecedente de la luna islamita que en color negro aparece bajo los pies de la Virgen de Guadalupe. En efecto, esa luna no puede ser más que islamita.

Erdogan invoca en apoyo a su tesis histórica que "numerosos científicos muy respetados en Turquía y en el mundo" son los garantes de esa tesis y lamenta que sean muchos los creyentes que no tienen confianza en ellos.

La cristiandad, hija auténtica de Bilad el Cham, dice una erudita siria

El 20 de junio de 2013 la erudita siria Nadia Khost dio a conocer en una entrevista periodística informaciones sensacionales sobre el origen común en la misma área del mundo del cristianismo y el islam.

Dice Wikipedia

El Bilad Al-Sham (literalmente País del Sham) fue una provincia del Califato Rashidun, el Califato Omeya, el Califato abasí y el Califato fatimí ubicada en las actuales Siria, Líbano, Israel, Palestina y Jordania aproximadamente. El Califato conquistó los antiguos territorios bizantinos de la Diócesis de Oriente, organizados poco después de la conquista musulmana del Levante a mediados del siglo VII, que se completó tras la decisiva batalla de Yarmuk.

Aunque la provincia desapareció con el Califato, el nombre dado, Bilad Al-Sham, ha trascendido a lo largo de los siglos y hoy la región se sigue denominando así: País del Sham.

Esta región geográfica también se conoce como Levante mediterráneo o simplemente como Siria (nombre que hoy en día se restringe al país, la República Árabe Siria, pero que antes de la colonización europea hacía referencia a toda la región). La región levantina cuenta numerosos lazos culturales, como el árabe, el levantino y la gastronomía siria, puesto que fue una unidad política durante siglos. En tiempos más recientes se ha recuperado la denominación de Bilad Al-Sham como reivindicación política.

Dice a su vez la entrevistada Nadia Khost que los países mencionados que integraban la Siria de la antigüedad son la cuna de la cristiandad lo mismo que del islam. Dice “la cristiandad es parte integrante del tejido social árabe... Los nuevos intelectuales reemplazan la historia civilizada basada en el pensamiento de Saladino que defendió a los cristianos de Jerusalén, nos aleja del primer Estado árabe, el de los omeyas...”.

La situación del mundo no está para que su población siga aceptando la mentira como brújula de su acción. Esta es la importancia del presidente Erdogan.

Por Gastón Pardo (Opinión del autor no coincide necesariamente con geopolíica.com).


Publicada: 31 de noviembre de 2020.