Por: Carmelo Galindo López

¿POR QUÉ LA MOLESTIA ESTADOUNIDENSE CON LA REFORMA MEXICANA A LA Ley de Seguridad Nacional (LSN)? En seguimiento al tema tratado en la entrega pasada sobre la reciente reforma a la Ley de Seguridad Nacional —LSN— de México, nos internamos en lo que es y hace la Agencia de Seguridad Nacional Estadounidense con la finalidad de comprender la molestia del Fiscal General y de funcionarios de DEA sobre la reciente reforma mexicana.

PREMISA: en teoría, los servicios de inteligencia son estructuras creadas y sostenidas por los gobiernos para “obtener —comprar, robar, alquilar, extraer, corromper, filtrar— información” “supuestamente” de seguridad nacional. Pero donde los marcos jurídicos impidan la acción directa o no puedan acceder dichas estructuras públicas, se sirven de empresas privadas especializadas para obtener esa información; así, pueden estar presentes en cualquier país del mundo; ningún territorio, organización criminal, empresa o ser humano que utilice tecnologías de comunicación puede evitar ser espiado.

CREACIÓN DE LA ASN: desde su creación, en 1952, la ASN centró su atención en los “enemigos extranjeros” derivado de la paranoia de Pearl Harbor, Para 1972 se fortaleció más con la creación del Servicio Central de Seguridad (SCS); este sistema tiene como cabeza a la mismísima Secretaría de Defensa.

Es fuente de inteligencia y contrainteligencia para operaciones militares, incluso ambos organismos comparten un mismo director con rango militar —igual o superior a tres estrellas— con el visto bueno del presidente estadounidense.

Entre sus usuarios y clientes figuran, el Departamento de Defensa, las agencias públicas, las empresas privadas y ciertos países socios; por ejemplo, la ASN alimentó del seguimiento telefónico vía satelital a las fuerzas armadas para eliminar a Bin Laden (Tom Carber, 2002); en el 2013, James Clapper confirmó que la NSA hacía espionaje telefónico.

Sus principales instalaciones detectadas están en siete estados de la unión americana, pero destacan las de Baltimore, Washington y Utah (Wired, 2012).

QUÉ REALIZA LA NSA: monitorea, recopila y analiza información procedente de cualquier parte del mundo y del interior, gran parte de ella, la obtiene mediante convenios firmados con empresas del servicio de telecomunicaciones; por lo que no resulta extraño, que una de sus funciones sea la de proteger precisamente al sistema de comunicaciones e información estadounidense.

CÓMO LO HACE: se especializa en “inteligencia de señales o SIGINT”, para lo cual, emplea unas 40 mil personas, entre otros, dispone de ingenieros, matemáticos y expertos en diseño de herramientas virales y programas cibernéticos capaces de romper cualquier protección o encriptación de contenidos informáticos o sistemas operativos de comunicación.

LA SIGINT: comprende la obtención “ilegal o coercitiva” de información de los entes privados y públicos mediante la intercepción “robo” de señales o transmisiones por ondas electromagnéticas —frecuencias de radio y televisión, telefonía móvil o cualquier señal que utilice dicho espectro—; si la información viene encriptada —datos bloqueados por códigos secretos— disponen de herramientas y equipo humano para vulnerar esta medida cautelar. Así que, si piensa que por usar una clave en su correo o celular, su información estará a salvo, mejor olvídelo.

¿LA INTELIGENCIA ESTADUNIDENSE SUPERÓ AL CAMPO MILITAR?: para acercarnos a esta hipótesis, debemos partir de la estructura económica para ver qué sectores y sistemas corporativos están dominando en este siglo XXI la generación de riqueza y contra qué economías del mundo están compitiendo.

INDUSTRIA ESTRATÉGICA: con 360 millones de población, Estados Unidos aporta el 25% de la riqueza anual planetaria y su población disfruta de unos 60 mil dólares anuales; pero también es la economía más dependiente del resto del mundo al ocupar el primer lugar en importaciones —por delante de China y Alemania, mientras que México es el número 12.

La principal fortaleza económica estadounidense, es el sector servicios que explica el 80% del valor de su producto. Pero la industria del software y las tecnologías de información (S&IT), es la joya de la corona con unas 306 mil empresas ha captado el 25% del mercado mundial.

En su meta de ganarle la guerra tecnológica del S&IT a China, en los últimos años, Estados Unidos destina cuantiosos recursos para dominar la tecnología de “algoritmos machine learning o máquinas capaces de aprender por si mismas”; la férrea competencia es para obtener la supremacía en los mercados futuros de tecnología verde, comunicación móvil e informática de “nube”.

Está claro que, con todo este sistema de inteligencia, el espionaje de verdad se realiza desde las redes de comunicación y con tecnologías muy avanzadas de las que nadie se escapa, entonces ¿Por qué Estados Unidos —Fiscalía General y DEA— han protestado airadamente la decisión de México de transparentar la presencia de los agentes extranjeros en territorio nacional, a tal grado que ciertos analistas afirman que México ya puso en peligro sus relaciones con aquél país? ¿Qué están reclamando realmente cuando la inteligencia más especializa ya está en manos de empresas privadas y que no requieren ni siquiera la presencia física de personal?

LA NUEVA GUERRA FRÍA: más allá de la fuerza militar estadounidense para declarar a China —una nueva guerra fría—, su fortaleza estratégica radica en que posee el 50% de las 20 principales empresas globales de S&IT: IBM, Accenture, Google, CDW, Cognizant Technology Solutions, Facebook, Cisco, First Data Corporation y Xerox; otra ventaja, es que este sector importa un reducido porcentaje de insumos y suministros —13%— de la India, Europa, Canadá, Israel y Japón.

Sin embargo, aún con esta fortaleza, recientemente China anunció el lanzamiento del supercomputador cuántico Jiuzhang, que deja atrás a sus pares estadounidenses. Estamos hablando de una batalla donde poco puede intervenir el ejército orgánico y deben ser las S&IT las que saquen adelante a los Estados Unidos en este nuevo reto.

¿HACIA DÓNDE VA LA NUEVA INTELIGENCIA COOPERATIVA DEL CONTINENTE AMERICANO?: nos mienten con la idea de que la importancia de cooperación fundamental sobre inteligencia y contrainteligencia está en el terreno del narcotráfico y lavado de dinero. Realmente la reforma a la LSN, les dará la gran ventaja de saber muy a tiempo qué empresas extranjeras de S&IT o de espionaje se instalen en territorio mexicano y, qué tipo de personal traerán o con quienes establecerán cooperación a nivel nacional a nivel gubernamental y del sector privado.

EL MERCADO ANTE LA NUEVA GUERRA FRÍA: para desgracia de las S&IT, su mercado sigue siendo de personas; éstas son dueñas de dos capacidades —la de trabajo y la de consumo. Tanto Estados Unidos como China, saben que la verdadera batalla viene en capturar el mayor porcentaje posible del mercado de consumo distribuido en el territorio planetario; esta es la batalla donde México por su cercanía con Estados Unidos y como cabeza de Latinoamérica resulta crucial para ambos; éste último, ya dio su primer paso al tratar de imponer la 5G desde la denominada Red Limpia.

LA RED LIMPIA Y LA 5G: la “Clean Network o Red Limpia”, es un proyecto estadounidense, cuyo objetivo es limitar la participación de China en la nueva red 5G; por lo cual, en el mes de noviembre el embajador de Estados Unidos visitó al Senado mexicano.

La Red Limpia, fue lanzada por Donald Trump en coordinación con el Secretario de Estado, Michael Pompeo, el enfoque es “salvaguardar los activos de la nación, incluida la privacidad de los ciudadanos y la información más sensible de las empresas, frente a intrusiones agresivas de actores malignos, como el Partido Comunista Chino; a la fecha, cuanta con 50 países y 170 compañías de telecomunicaciones de las más grandes del mundo”.

Desde luego, un primerísimo objetivo, es seguir siendo el número uno en inteligencia internacional, pues, si pierden el liderazgo de las S&IT pierden también ese privilegio, ya que el verdadero espionaje multinacional depende de los suministros de esas empresas. Véase, el foro virtual “México 5G” organizado por el Senado, cuyo fondo es asegurar el suministro y uso de las tecnologías S&IT estadounidenses.

EL SECRETO REFORMISTA: el gobierno estadounidense, lo que no puedan obtener mediante la libre competencia ante China, tratarán de obtenerlo firmando convenios y haciendo reformas que restrinjan vía normas “no competitivas” —barreras no arancelarias— la presencia de empresas chinas en territorios que actualmente consideran suyos.

EL EJERCITO ORGÁNICO REHEN DE LAS S&IT: mientras aquel gobierno impulsa la RED LIMPIA, se evidencia que el ejército y agencias nacionales perdieron el control de la inteligencia y ahora son sirvientes de las S⁢ el gobierno completo participa para que éstas reclamen la 5G como su patrimonio, valiéndose del sistema diplomático internacional, de la amenaza velada de sus ejércitos orgánicos y de sus agencias. El secreto del Covid-19 y la guerra por las vacunas, no quedó al margen de esta nueva guerra fría, misma que ya está incluyendo a las tecnologías de la salud.

MEXICO ANTE LA OPORTUNIDAD: aprovecharán esta nueva coyuntura de guerra fría los países en desarrollo, los que siempre han sufrido la presión estadounidense para tratar de aflojarse un poco la “correa” que los sostiene del cuello o nuevamente harán lo que el hermano mayor les mande; sin duda, para México, se abre un escenario de riesgo y promesas, pero el miedo “matará” cualquier posibilidad de cambio ¿Qué hará la 4T, que parte del pastel pellizcará en beneficio del país? ¿Qué papel juegan los gobernadores de Baja California, Sonora, Chihuahua, Nuevo León y Tamaulipas?

INCITACIÓN: un nuevo personaje “suelta” el Partido Encuentro Social en el Estado de México rumbo al 2023; se llama Isidro Pastor. Al momento, que no logró registrar su partido político desde la Fundación Alternativa junto con Manuel Espino y César Augusto Santiago, en seguida reinició su lucha política bajo la bandera del PES. Seguro que, el activismo de Isidro Pastor traerá efectos adelantados rumbo al 2023, pues disfruta de aliados tanto en la 4T como en las rancias estructuras del PRI-PAN, en la élite clérigo-religiosa y empresarial; en Nicolás Romero también tiene aliados, por lo que pronto sacarán la cabeza para intentar colarse al menos a las regidurías; por otra parte, obligará al Grupo Acción Nacional —GAP— a consolidar sus alianzas estratégicas —sin trucos ni ficciones— rumbo a la batalla electoral del 2023 ante el grupo Atlacomulco, muy debilitado, pero que puede intentar resurgir con otra piel; lo más interesante está por venir ni el mismo GAP está ausente de posibles fracturas. Tiempo al tiempo.

Diciembre de 2020.


Colaboración del autor