José Luis Avendaño C.

“La fuerza aérea zapatista atacó hoy / el campamento del Ejército federal / con aviones de papel.” / Hermann Bellinghausen (Enero de 2000).

1

La mentira es reaccionaria y la verdad es revolucionaria, afirma el presidente, en la mañanera del 7 de julio, al abrir la sección: Quién es el quién en las mentiras.

En base a datos del Instituto Nacional Electoral (INE) sobre la cobertura de las campañas durante dos meses en los medios audiovisuales convencionales (Televisa, TV Azteca, Imagen, Multimedios) y ciertos comentaristas (Carlos Loret de Mola, Francisco Zea y Azucena Uresti), Morena se lleva gran parte de las valoraciones negativas sobre el resto de los partidos políticos.

El presidente lo considera inmoral, y saca sus propios datos.

Una cosa es el partido y otra, muy distinta, él mismo.

Con gráficas, presenta la valoración de distintos gobernantes del mundo. Él está arriba con 66 por ciento de aprobación.

Antes, dijo, los funcionarios se desayunaban, comían y cenaban con los dueños de los medios. Y uno se acuerda de la Semana de la Radiodifusión, donde compartían los poderes político, económico e ideológico (mediático), que muchas veces eran (son) el mismoSe concentran en la misma persona o grupo.

Obedecen, todos, a la voz del amo, como el perrito, símbolo de la RCA.

2

“Su internacionalmente criticado top ten de las mentiras (es) una nueva faceta para mantener viva la mañanera y continuar en una estrategia de distracción de los temas importantes. Dentro de esta ruta, aprovecha para ajustar cuentas con la prensa independiente, intentar la intimidación y buscarla previa censura. Su visión de linchamiento institucionalizado es que se trata de un diálogo circular donde sólo ejerce su derecho a réplica. No es así. Su ejercicio es un abuso de poder y viola las garantías individuales.”

—Raymundo Riva Palacio. No engañe, Señor Presidente (El Financiero, 7/7/2021).

“Al presidente no le corresponde juzgar y asumirse como el Juan de Zumárraga –primer inquisidor de la Nueva España— del siglo XXI. Es un despropósito, como ha dicho la periodista Carmen Aristegui, que desde la Presidencia de la República se pretenda decidir arbitrariamente a quién colocar en la hoguera social.”

—Ignacio Rodríguez Reyna. El antídoto de Quién es quién en las mentiras de AMLO (The Washington Post, 7/6/2021).

3

En la misma mañanera, López Obrador subrayó que la transformación sigue, en medio de la pandemia y la crisis.   

Un signo de recuperación económica, con datos del IMSS, es que sólo en los primeros cinco días de julio se han creado/recuperado 239 mil empleos, mientras que en todo el mes de junio se crearon 200 mil.

En una noticia de primera plana al día siguiente, anuncia la creación de la empresa Gas Bienestar, para sumarse a la distribución de gas (controlada por cinco empresas con altos márgenes de ganancia, reconoció el presidente), que será administrada por Pemex, a fin ofrecer gas a precios justos.

Comenzará a operar, con cilindros nuevos, en las colonias populares de la Ciudad de México.

Subrayó que no hay competencia –la Cofece (Comisión Federal de Competencia Económica) es un cero a la  izquierda— pues es la libertad del zorro en el gallinero.

El mercado mexicano tiene una estructura oligopólica, fuertemente concentrada, es decir, que unas cuantas empresas (en el caso del gas LP son cinco), en éste y otros productos y servicios, dominan el mercado, con lo que imponen la producción y distribución, y con ello, los precios. En el caso del gas, 45 por ciento más caro que en 2017, debido a la pinzainsuficiente oferta nacional y aumento de las importaciones.

“Parte de mi trabajo es enderezar entuertos”, dice López Obrador.

4

El 7 de julio, la Oficina en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas emite un comunicado en el que “condena el asesinato del defensor de derechos humanos, el indígena tzotzil Simón Pedro Pérez López”, ocurrido dos días antes.

“Resulta preocupante que el asesinato se haya producido a pocos días después de que Simón Pedro denunciara ante las autoridades la situación de violencia y riesgo que enfrentan pobladores de la región de los Altos de Chiapas debido a la actividad de grupos criminales, y a la denuncia pública hecha por organizaciones de la sociedad civil. La falta de atención por parte de las autoridades a denuncias de esta gravedad no sólo incumple con el deber de protección estatal sino que sitúa en riesgo a las personas defensoras de derechos humanos y las comunidades indígenas que se atreven a alzar la voz en este contexto de inseguridad”, señaló Guillermo Fernández-Maldonado, representante de la ONU-DH en México.

“El señor Simón Pedro Pérez López era integrante de la organización de la sociedad civil Las Abejas de Acteal y catequista e integrante del Congreso Nacional Indígena. Como parte de su trabajo de defensa de los derechos humanos acompañaba a comunidades indígenas que denunciaban episodios de violencia.

“Durante 2021, la ONU-DH ha documentado siete casos de asesinatos de personas defensoras de derechos humanos donde la letal agresión podría ser una represalia por su legítima labor. Ante ello, la ONU-DH exhorta a las autoridades a tomar medidas efectivas y oportunas para prevenir las agresiones en contra de las personas de derechos humanos y afrontar las causas subyacentes que los sitúan en riesgo”.

Simón Pedro Pérez López, de 35 años, “recién había denunciado los atropellos sufridos por los pobladores de Pantelhó, a manos de un grupo narcoparamilitar dedicado a traficar drogas, migrantes y armas, así como a robar automóviles”, abunda Luis Hernández Navarro.

El resultado de este vacío de poder, que es colmado por el crimen organizado, no sin la colusión estatal, es que “más de dos mil personas están desplazadas en la región (que sobreviven en las condiciones más precarias, nos recuerda Ofelia Medina). La pretensión de tender un cordón sanitario al zapatismo y las luchas indígenas por la autonomía utilizando el narcoparamilitarismo hizo crisis” (La Jornada, 11/772021).

5

La inflación, el peor de los impuestos.

Mientras unos van saliendo, otros se mantienen rezagados. Tanto personas como sectores. Y esto se refleja en los niveles de producción, ingreso, consumo y endeudamiento. No únicamente con el banco.

“En el último año el precio de la canasta básica se ha disparado 44.5 por ciento (siete veces el índice general de precios), informó la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), lo que ha  contribuido a que una de tres familias (35 por ciento) se vea en la necesidad de pedir fiado en las tienditas de la esquina”.

Los productos que mayor incremento han tenido son los de proteína animal (res, pollo, cerdo y pescado), frutas y legumbres, tortillas, lácteos, botanas y refrescos. Lo anterior es producto, a su vez de aumentos en los servicios básicos: 63 por ciento en el precio de la luz, 35 por ciento en el gas, 19 por ciento en las gasolinas y ocho por ciento en la seguridad social.

El año pasado cerraron 300 mil tienditas, de las cuales la mitad, 150 mil, han logrado reabrir, y que han visto disminuir sus ventas hasta en 25 por ciento.

Cuauhtémoc Rivera, dirigente de la ANPEC, reconoce: “El pueblo trabajador de México es una sociedad noble y generosa que está aguantando presión, resistiendo, llevando a cuestas la pesada loza de la realidad” (La Jornada, 7/7/2021).

6

¡Torito!

Uno de los temas que introdujo el presidente en la discusión fue el de la egoísta clase media frente a la buena gente pobre. Discusión de la que se deja fuera lo material y sólo se valoran los sentimientos. Así, el mundo o, para ir más lejos, México en 2021 sería una versión motherna de la película de Ismael Rodríguez: Nosotros los pobres, donde los personajes son, aunque pobres, honrados y felices.

Según el estudio: ¿Un ascensor social descompuesto?, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico “en un país promedio de la OCDE tomaría 4.5 generaciones para que un niño de una familia pobre alcanzara un nivel medio de ingresos”, es decir, ascender a la clase media.

“México  parece tener relativamente menos movilidad que otros países de América Latina o economías emergentes”, afirma el estudio, que define la movilidad social como “el movimiento de las personas de un nivel socioeconómico a otro.

“Los altos niveles de pobreza e informalidad, las bajas tasas de participación femenina en el mercado laboral, la insuficiente calidad educativa en las áreas más desfavorecidas y la exclusión financiera juegan un papel importante para entender el bajo nivel de movilidad social en México.

“Los mexicanos tienen menos oportunidades de pasar del 20% inferior de la distribución del ingreso a obtener ingresos medios en comparación con Brasil, China, Indonesia y Sudáfrica.

“El 48% de los mexicanos con padres ubicados en la quinta parte más pobre en cuanto a nivel socioeconómico terminarán con el mismo estatus, y sólo 4% alcanzará el 20% de la población con mayores ingresos.

“México, en comparación con otros países del estudio, tiene un desempeño bajo particularmente en términos de movilidad educativa intergeneracional, movilidad de ingresos a lo largo de la  vida en la parte superior de la escala de ingresos, así como en la desigualdad de ingresos en general”.

La desigualdad, per se, no necesariamente determinó o se reflejó en las pasadas elecciones, en particular si miramos cómo, electoralmente, la Ciudad de México se partió a la mitad.

Luego de desmenuzar analíticamente los resultados arrojados, Julio Boltvinik concluye que “claramente, la elección del 6 de junio, no fue una lucha de clases en la que los pobres defendieran a la 4T y los no pobres votaran en contra” (La Jornada, 9/7/2021).

7

Una de las tradiciones más caras del priismo (1929-2000), cuando el Partido Revolucionario Institucional (que nació Nacional Revolucionario) era el partido del/en el gobierno, hegemónico, casi único, que monopolizaba el poder, fue la del tapadismo.

Son notables las caricaturas de Abel Quezada sobre el tapado, que es a quien el presidente había designado a su sucesor, y la gente se entretenía adivinando quién era y que, indefectiblemente, sería el siguiente mandatario. Tiempo en que se decía que la caballada está flaca, para hacer notar que los wanabes (aspirantesno tenían los méritos suficientes…, cuando lo único que valía era había sido señalado por el dedo presidencial.

No era el día del presidente cuando llegaba éste a ser el inquilino de Los Pinos (la antigua casa presidencial), ni cuando rendía sus interminables informes de gobierno, con la cargada colmando el Zócalo, frente a Palacio Nacional. No.

El día del presidente es cuando destapa a su sucesor, al que señala con el dedo infalible. Una decisión que es inapelable.

Un ritual, el del destape, cuando los sectores del PRI (obrero, campesino y popular), preferentemente la CTM, que encabezaba el eterno líder de los trabajadores Fidel Velázquez, acudían en tropel a la casa del susodicho a destaparlo, como si fuera una decisión de ellos.

Hoy, a menos de la mitad de su sexenio, el presidente López Obrador se refiere a un relevo generacional, y reitera nombres: Marcelo Ebrard, canciller; Esteban Moctezuma, embajador de México en Estados Unidos; Juan Ramón de la Fuente, representante de México ante la ONU; Tatiana Clouhtier (hija de Maquío), secretaria de Economía, a la que hoy agrega a Rocío Nahle, secretaria de Energía.

Esta vez, se dice, ahora sí el pueblo decidirá.

Forman la primera línea de suspirantes/aspirantes, ¡aspiracionistas, pues!, para sucederlo.

No olvida nombrar a la jefa del Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, of course, a la que corearon: ¡Presidenta!, ¡Presidenta!, en el acto festivo de Morena, posterior al mini informe de López Obrador, en el Auditorio Nacional.

Al abrir él mismo la baraja sucesoria, ¿estamos frente al comienzo del fin de la 4T?

Porque no es seguro que Morena, sin la tendencia LO, repita en 2024 y que sobreviva como partido. Más que un movimiento, parece una mescolanza de intereses, con mucho fuego amigo. Corre el tiempo.

Luego de las elecciones del 6 de junio, en las que del PRI casi no queda nada que no sea una pálida sombra de glorias pasadas, sin embargo, quedan muchas de sus prácticas, como el mismo acto morenista, y una cierta nostalgia por el nacionalismo revolucionario.

Ideología, pero también práctica, bajo la cual se construyó un sólido Estado social, bajo cuyo amparo se edificaron muchas instituciones, algunas de las cuales todavía, maltrechas y todo, quedan en pie; además se impulsó el proceso de urbanización e industrialización, de la que emergió una amplia clase media, hoy cuestionada en sus afectos, que fue resultado de la etapa del milagro económico, con crecimientos anuales de más de seis por ciento.

Este Estado social, hecho añicos por la tecnocracia neoliberal, que asaltó el poder en diciembre de 1982 (José López Portillo se consideró el último presidente de la Revolución Mexicana), con Carlos Salinas de operador desde la Secretaría de Programación y Presupuesto bajo la presidencia de Miguel de la Madrid, es el que hoy, rescatando el concepto de bienestar, se busca reconstruir, no sin obstáculos.

A partir del año 2000, cuando se dio la alternancia que no el cambio –con el mismo modelo económico neoliberal, transexenal—, ya no tan seguro que el sucesor sea del mismo partido. Más con un mandatario que, aunque mantiene un relativo apoyo mayoritario, que hace de la polarización, su espada.

La apuesta presidencial es que haya una pronta recuperación (el año pasado la economía cayó 8.6 por ciento), pero lo que importa es un crecimiento sostenido y sustentable, en base a factores endógenas, desde dentro.

Un ejemplo son las dificultades para reconstituir el sistema de salud pública en medio de la pandemia, y del cual no está ausente la corrupción público-privada. Y está, claro, el sector energético, la educación y un largo etcétera. Con picos que parecen insuperables: el tiempo y una austeridad que dicta la política económica

Mientras tanto, de aquí al 2024, en materia política y social, seremos espectadores de machincuepas.  

8

El 6 de julio, Greenpeace envía un comunicado, a raíz del círculo de fuego que se formó en la Sonda de Campeche, debido a un accidente en una línea submarina a 78 metros de profundidad.

“El incendio provocado por una fuga de gas en un ducto de Pemex en el Golfo de México demuestra los graves riesgos de implica el modelo de combustibles fósiles en México y el mundo.

“En este contexto, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró en su conferencia matutina del lunes 5 de julio, que se está avanzando para crear alternativas para no depender de combustibles fósiles.

“Pemex –dice Greenpeace— ocupa el tercer lugar entre las empresas petroleras con mayor riesgo ambiental del planeta, opera con infraestructura muy vieja cuya operación ha bajado significativamente su rendimiento, lo que representa, como ya quedó demostrado, un riesgo extremo para los accidentes”.

9

 

“A fines del verano pasado, después de atravesar la pandemia con sólo una pausa de dos semanas, los gerentes de FreightCar America llamaron a cientos de trabajadores al área de descanso en la fábrica de la compañía cerca de Muscle Shoals, Alabama, para decirles que la planta iba a cerrar definitivamente.

“Solo unos meses antes, la empresa que cotiza en bolsa había recibido un préstamo del programa de protección de cheques de pago por 10 millones de dólares, la cantidad máxima disponible bajo un programa de ayuda pandémica (PPP, por sus siglas en inglés) diseñado para mantener a los trabajadores empleados. Algunos habían creído que los fondos mantendrían las puertas abiertas por un tiempo más.

“Sin embargo, los gerentes de la planta anunciaron que toda la producción se trasladaría a las nuevas instalaciones de FreightCar en México, lo que significaba que la mayoría de los trabajadores perderían sus empleos” (Truthout, 7/4/2021).

En México, los salarios son de 10 a 15 veces menores que en Estados Unidos. Pero, es trabajo al fin, que nos mantiene enganchados (integrados) a la locomotora que es la economía estadunidense, y que, a través  T-MEC, aportamos a la competitividad norteamericana (de América del Norte, se entiende).

10

Parecía que en Brasil, con Jair Bolsonaro, lo habíamos visto todo. Dentro del arsenal neoliberal desplegado, no queda nada. Sin embargo, dentro del esquema de privatizaciones, que es, literalmente, una transferencia de recursos públicos a manos privadas, faltaba la cereza del pastel.

La privatización de las escuelas se acompaña de su militarización (disciplina y control social), que representa una doble amenaza: a la educación y a la democracia, a través del movimiento: Escuela sin Partido.

“El movimiento Escuela sin Partido protesta contra lo que llamó adoctrinamiento político, ideológico y religioso. Firmemente enraizado en una visión negacionista de la Historia, ese movimiento pasa por acusar y perseguir a los profesionales del magisterio de nuestro país, acusándolos de comunistas, difusores del ateísmo y de la ideología de género, término creado por los movimientos neoconservadores que intentan, cueste lo que cueste, prohibir cualquier tipo de debate sobre los estudios de género y el feminismo.

“Los defensores de ese movimiento conservador y reaccionario atacan la libertad de cátedra, y en un esfuerzo por reescribir la historia de Brasil, comienzan a adoptar un absoluto revisionismo de nuestra historia oficial, elogiando y defendiendo la sanguinaria dictadura civil-militar que se instaló en Brasil en 1964 y perduró hasta mediados de los 80.

“En el país de Paulo Freire, la subversión de la educación, realizada mediante la apropiación militar de la enseñanza avanza a un ritmo vertiginoso con el gobierno fascista de Jair Bolsonaro, que pasa por encima del propio ordenamiento jurídico que regula el sistema educativo en Brasil.

“Análisis llevados a cabo por el sociólogo y educador Miguel Arroyo, definen ese proceso de militarización  de las escuelas principalmente como un proyecto de criminalización de las infancias populares. Arroyo destaca una tendencia general a que ese proceso incidirá con mayor fuerza en las áreas populares y periféricas de nuestras ciudades” (Fátima da Silva, viento sur, 30/6/2021)

Bolsonaro se encuentra envuelto en un escándalo de corrupción en torno a las vacunas, reporta NYT, el 4 de julio.

11

“En Roma se esperaba que este 8 de julio se hiciera público el veredicto mediante el cual la Suprema Corte de Italia ratifique las condenas contra 18 ex militares represores de América Latina y el Caribe (de un total de 106 militares acusados), participantes de la Operación Cóndor, plan represivo de contrainsurgencia en la época de las tiranías militares del Cono Sur.

“La sentencia, considerada histórica, sólo será posible en Italia por ser las víctimas 43 ciudadanos latinoamericanos de origen italiano. Abarca hechos de secuestros, torturas y desapariciones ocurridas en los 70 y 80 en Chile, Argentina, Uruguay, Bolivia, Paraguay y Brasil.

Durante el Plan Cóndor, y mediante un acuerdo entre las juntas militares golpistas, los secuestrados o detenidos eran trasladados de un país al otro, torturados, asesinados y hechos desaparecer sin que el país al que pertenecían pudiera aparecer como responsable” (teleSUR, 8/7/2021).

Finalmente, después de dos días de deliberaciones, el 9 de julio, los 18 ex militares enjuiciados fueron condenados a cadena perpetua.

12

“El capitalismo es una relación social sustentada en la explotación de la fuerza de trabajo y del saqueo de la naturaleza.

“Comprender que este sistema tiene un origen y una historia y, por tanto, inexorablemente tiene un final, debe animar todas las luchas. En Occidente, el orden feudal duró mil años; para quienes lo padecieron debió vivirse como un mundo sin tiempo, sin principio ni final, y fue espantoso. Y tuvo un fin y en diversos espacios y tiempo sociales se vivió la luz de un renacimiento; lo que llegaba era el orden capitalista y una nueva dominación: la explotación del trabajo asalariado. Cerca de tres siglos después, no hay a la vista ningún futuro luminoso; debe haber, en cambio, la certidumbre y la voluntad de salir del túnel capitalista en busca de nuevos mundos que superen el horror del presente, la opresión, la explotación, la exclusión de las mayorías.”

—José Blanco. La lucha sin final (La Jornada, 6/7/2021).

“Si hoy día uno compra algo en Amazon que cuesta 10 dólares, uno estaría pagando más que todos los impuestos que pagó Jeff Bezos en tres de los años recientes en esta última década. Más aún, él y sus colegas del club del uno por ciento, cuando han pagado impuestos, lo han hecho a una tasa menor que lo que paga una maestra y una secretaria, y legalmente.

“Todo esto mientras 42 millones en Estados Unidos no tienen suficiente alimento, millones más temen que serán desalojados por no poder pagar renta después de más de un año de crisis económica detonada por la pandemia, y muchos de los 600 mil que han muerto de Covid-19, víctimas de un sistema de salud pública destruido por el neoliberalismo (desde la era Reagan).”

—David Brooks. American curios (La Jornada, 12/7/2021).

En este contexto de concentración y desigualdad, el G-20 (de las principales economías del  mundo, incluida la mexicana), el 10 de julio, acuerda fijar un impuesto mínimo global de 15 por ciento a las ganancias corporativas.

Se aplicaría a menos de 10 mil grandes empresas, que generaría 150 mil millones de dólares al año.

Sólo cuatro empresas: Amazon, Apple, Facebook y Google realizan la mitad de las ganancias globales.

13

Estados Unidos se quedó a tres puntos porcentuales…

En su mensaje inaugural como presidente, el 20 de enero, Joe Biden prometió que para el 4 de julio, Día de la Independencia, 70 por ciento de la población estaría vacunada contra Covid-19.

Sólo se alcanzó el 67 por ciento.

14

“La administración Biden fue noticia la semana pasada cuando tomó medidas para cerrar los sitios web de 33 medios de comunicación extranjeros, incluidos los con sede en Irán, Bahréin, Yemen y Palestina. Los funcionarios justificaron la decisión alegando que las organizaciones eran agentes de desinformación”.

También posee repercusiones internas.

“Las leyes que prohíben la enseñanza de la Teoría Crítica de la Raza –examina el racismo estructural en las instituciones estadunidenses (que se enfocan en destruir la educación pública), han sido aprobadas o están siendo consideradas en al menos 21 estados. Esto ha sido incitado por la prensa conservadora, que ha convertido a dicha escuela de pensamiento en una fijación ideológica, mencionándola casi mil 300 veces en los últimos tres meses y medio.

“El presidente Obama supervisó una guerra contra denunciantes como Edward Snowden, y se aseguró que Julian Assange haya pasado la mayor parte de una década escondido o en prisión. La acción periodística más notable de Assange fue publicar los registros de la guerra de Iraq y el video Collateral Murder, que mostraba a pilotos estadunidenses masacrando a civiles, incluidos dos periodistas de Reuters, a sangre fría.”

—Alan MacLeod. La censura estadunidense es cada vez más oficial (Monthly Review, 7/7/2021).

Al respecto, parece haber un apagón mediático, en palabras de Caitlin Johnstone.

“Por lo general, todos siguen el ejemplo de un puñado de publicaciones de primer nivel como The New York Times, The Washington Post, The Wall Street Journal The Guardian. Si sólo esos pocos medios deciden ignorar una noticia que es inconveniente (incómodaa los poderosos, ya sea por persuasión, infiltración o por iniciativa propia, nadie más lo hará tampoco. En lo respecta al público consumidor de medios, es como si la noticia más importante nunca hubiera existido.

“Los medios de comunicación occidentales son propaganda. Son propiedad y están controlados por personas ricas en coordinación con las secretas agencias gubernamentales encargadas de preservar el orden mundial sobre el cual los plutócratas propietarios de los medios de comunicación han construido sus medios, y su propósito es la forma en que el público en general piensa, actúa y vota, alineado con las agendas de la clase dominante” (Consortium News, 6/29/2021).

15

“Nadie se merece la escuela a la que fui”, dice Celia Gottlieb.

“Se refiere a sus años de secundaria (high school), en Highland, Nueva York.

“No hubo un día en que no escuchara a un estudiante usar la palabra nigger, me dijo en una llamada telefónica. Las banderas confederadas (de los estados esclavistas del sur) eran comunes. Los estudiantes tenían banderas confederadas en sus autos y su ropa. Un niño usaba una camisa con una bandera confederada casi todos los días y nunca se le dijo que la quitara, a pesar de que un estudiante que vestía una camisa con un mensaje LGBTQ se le dijo que se la quitara.

Gottlieb, quien se identifica como blanca y judía, describe el aprendizaje de un plan de estudios encalado en que la única historia que se enseñaba era la estadunidense y la europea. Dice que hubo pocas referencias a los legados del colonialismo, a pesar de que la influencia de los colonos holandeses que fundaron la ciudad es omnipresente en los nombres de las calles y los edificios locales.

“Gottlieb está actualmente inscrita en Middlebury College y trabaja como pasante en el Metro Center de la Universidad de Nueva York.”

—Jeff Bryant. Our Schools (Independent Media Institute, 7/8/2021).

16

Este 2021, se conmemoran los 500 años de la caída de Tenochtitlan y los 200 años de la consumación de la Independencia de México.

“La mayor parte de los cronistas españoles del siglo XVI se muestran prácticamente shockeados frente a los sacrificios humanos de los mexicas. Pero el siglo XVI es el momento en que la Inquisición ha emprendido su primer genocidio global: decenas de miles mujeres fueron quemadas, sacrificadas a sus dioses y acusadas de supuestas brujas para que la Iglesia se abriera paso en el control del cuerpo femenino. Y a ninguno de los cronistas que observaron los sacrificios (rituales) mexicas parece incomodarle la carnicería de mujeres orquestada por la Inquisición.”

—Ilán Semo. Las trampas de la historia (La Jornada, 10/7/2021).

17

“El día de la llegada (a Vigo, el 20 de junio) había una gran expectación. Varios barcos salieron a recibir al velero zapatista La Montaña hasta las islas Cíes, mientras cientos de activistas desde la costa, desplegaban pancartas de apoyo. Se escuchaban diferentes lenguas: portugués, alemán, italiano, francés, euskera, en un ambiente festivo y solidario, entre gritos de Zapata vive, la lucha sigue, puños en alto y banderas rojas y negras.

“De esta forma comenzó la invasión inversa de Europa por el zapatismo, en una perspectiva decolonial que busca reivindicar las identidades indígenas y denunciar todas las opresiones del capitalismo heteropatriarcal. Dos mundos que cruzan sus caminos de nuevo para que las Tierras Insumisas de Chiapas transmitan su ejemplo de rebeldía a unos pueblos de Europa sumidos en una grave crisis social y ecológica”.

Llegamos “a susurrarle –explica el Subcomandante Galeano— que valen la pena la resistencia, la lucha, el dolor por los que no están, la rabia de que esté impune el criminal, el sueño de un mundo no perfecto, pero sí mejor: un mundo sin miedo” (viento sur, 7/7/2021).

13 de julio 2021.


Colaborador de geopolítica.com