Un artículo señala que el temor, que recorre en EE.UU. por un posible enfrentamiento nuclear con Rusia y China, es racional, por su incapacidad de encararles.

Según un artículo periodístico, publicado el lunes en la revista estadounidense The National Interest, las autoridades de EE.UU. tienen todo el derecho a estar preocupadas por los peligros que ciernen de un posible conflicto nuclear con Rusia o China, ya que el Ejército del país norteamericano ni siquiera está preparado para entrar en una guerra convencional con ninguno de los dos países.

“El Ejército de Estados Unidos no está actualmente preparado para enfrentarse a Rusia o China, ni siquiera en una guerra convencional, y mucho menos en un conflicto nuclear”, opina David T. Pyne, el autor del texto.

El escritor prosigue que el error estratégico cometido en su día por el lado estadounidense, que ha provocado que a día de hoy los altos mandos del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) estén alarmados, consistió en la expansión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a Europa del Este en la década de 1990 y luego la admisión de los Estados pertenecientes a la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) al ente militar.

Tras señalar que la entrada de algunas de las exrepúblicas de órbita de la Unión Soviética en la Alianza Atlántica, en última instancia, ha sido una medida que ido en detrimento de Washington, el columnista ha suba raudo que, como resultado de tales acciones, Estados Unidos ahora se ve en la tesitura de enfocarse en una política estratégica para socavar la firme y la sólida alianza entre Rusia y China.

Dicho esto, precisó que a esta coyuntura, además, se le suma el agravante de que Washington tenga que defender a los países pequeños y débiles que se han unido a la OTAN.

The National Interest resalta, en ese mismo sentido, que el general John Hayton, subjefe de personal del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, también dijo en su día que el objetivo de EE.UU. nunca debería ser ir a la guerra con Rusia y China, porque tal conflicto militar tendría consecuencias devastadoras para la propia nación norteamericana y para el mundo en general.

Dichas advertencias van en línea con una serie de insinuaciones hechas en el pasado por el Pentágono en la imperiosa necesidad de que Washington aumente su capacidad misilística nuclear para poder “hacer frente a la amenaza rusa”. En reiteradas ocasiones las autoridades de la maquinaria de guerra estadounidense se han referido, asimismo, al poder militar y nuclear de China como su principal desafío.

Publicada: miércoles, 6 de octubre de 2021.


CA.- https://bit.ly/3AuIcCB