Pese a una década de guerra, Siria presidida por Bashar al-Asad vuelve a la escena internacional después de vencer a sus enemigos, en particular EE.UU.

Así lo ha afirmado la revista estadounidense Newsweek en un análisis publicado este miércoles. El artículo opina que el “regreso poderoso” de Al-Asad a la escena mundial, después de una década de guerra, es “una derrota para Estados Unidos y una victoria para sus enemigos”.

El texto precisa que cuando empezó la guerra en 2011, uno por uno, los países rompieron los lazos con Al-Asad y su Gobierno. Además, EE.UU. impuso sanciones económicas al país árabe en 2011 y cerró definitivamente su embajada en 2012.

En este Sentido, la Liga Árabe (LA), una organización influyente de las naciones regionales, aprobó en noviembre de 2011, en una reunión extraordinaria, la suspensión de Siria de esta organización, así como, la imposición de sanciones económicas y políticas contra el país árabe.

El medio declara que, en aquella época, el Gobierno de Al Asad se había convertido en un “Estado aislado” agregando que, en 2021, Bashar al-Asad no solo ha sobrevivido, sino que “está al borde de un sorprendente regreso al escenario mundial”.

“Muchos países que rompieron los lazos con Siria hace 10 años ahora están dando la bienvenida al regreso de Al-Asad, a pesar de la continua oposición de Washington con Damasco”, ha asegurado el medio al respecto. 

Tras subrayar el papel destacado de Irán y Rusia como los aliados antiguos de Damasco, el documento recuerda que Al-Asad ha logrado salir victorioso y recuperar gran parte de su país de manos de insurgentes solo con la ayuda incondicional de sus amigos.

En marzo de 2011, los grupos terroristas como Daesh, apoyados por Occidente y algunos países de la región, lanzaron una ofensiva a gran escala en Siria. En esta guerra, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) más de 350 000 personas han perdido la vida, así como ha dejado unos 6,5 millones de desplazados.

La nación siria, además de 10 años de guerra, se enfrenta a varias tandas de embargos impuestas por EE.UU. y otros países occidentales, lo que obstaculiza su acceso a alimentos y medicamentos, sobre todo, para paliar la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

En actualidad, delegaciones de muchos países occidentales y árabes han iniciado sus viajes a Siria para realizar los preparativos con el fin de facilitar la reanudación de las relaciones con Damasco en ámbitos de diplomacia, economía e industria.

Publicada: miércoles, 13 de octubre de 2021.


CA.- https://cutt.ly/hRtaRAo